lunes, 9 de enero de 2012

Adarde: Entrevistamos a Lucía de Vicente

Buenos días y buen lunes

Hoy os dejamos con la entrevista a Lucía de Vicente, autora de Cuando pase la tormenta.  Antes, y aún a riesgo de repetirnos, queremos agradecer a Lucía por acceder a responderla.   Esperamos que te sientas cómoda para responder lo que te apetezca.

Gracias a vosotras por contar conmigo. Desde luego que me encontraré cómoda, no puede ser de otra manera estando entre amigas.

La primera pregunta siempre es obligada y en éste caso no iba a ser menos.

1-¿Desde cuándo escribes? ¿Eres autodidacta, sigues técnicas de algún tipo?
No sabría poner una fecha… A estas alturas, no creo que lo haya conseguido del todo, intento seguir aprendiendo cada día. Hoy por hoy me considero una “juntaletras” con aspiraciones.
Tampoco sé lo que consideras autodidacta… En la universidad me dieron bastantes pautas de escritura, soy periodista, y luego yo me he dedicado a estudiar cuanto libro de técnicas narrativas ha caído en mis manos, que han sido unos cuantos. Ahora, si te refieres a si he hecho cursos y demás, tengo que confesar que no.

2- ¿Qué te inspira? ¿Algún lugar en especial? ¿Algún momento del día?
Cualquier cosa puede inspirarme: una frase, una reacción de alguien, una conversación con las amigas, el telediario, un anuncio… No sabría decirte. Eso sí, intento que la “inspiración” me pille trabajando en el pequeño espacio que me he montado en mi casa y que no sea por la mañana temprano; a esas horas no soy persona. Soy de costumbres nocturnas.

3- ¿Cuál es tu rutina de trabajo, te sientas cuando llega la inspiración o cada día sin falta le dedicas un tiempo a tus proyectos?
Normalmente no tengo demasiado tiempo libre, pero mi trabajo me obliga a estar largas horas delante del ordenador, así que suelo estar “disponible” en cualquier momento. De ese modo, cuando se me ocurre algo, rápidamente abro un archivo y plasmo la idea. Poco a poco y casi sin darme cuenta voy creando una historia, pero no es hasta que los personajes y la trama empiezan a martillearme la cabeza, pidiéndome que los saque fuera, hasta que no me pongo a ello. En el momento que eso ocurre, cambio totalmente de táctica y me someto a una disciplina férrea. Realmente no creo en la inspiración, soy más partidaria del trabajo estructurado.

4- ¿Qué te hizo inclinarte por el género romántico? ¿Con qué subgénero de romántico te sientes más cómoda?
Supongo que darme cuenta que yo misma buscaba que todas mis lecturas, cualquiera que fuera el género que hubiera elegido, resultaran esperanzadoras. Creo que la vida es ya bastante dura en sí misma como para recrearnos en nuestras horas libres en el drama y la tragedia. Soy una persona optimista por naturaleza y el género romántico me permite ahondar en esa forma de ser. En él, por muchos giros que aborde la trama, siempre hay un final feliz y todos los problemas quedan resueltos.
En cuanto al subgénero, lo cierto es que lo mío es una mezcla de varios. Me gusta el suspense, éste es el eje conductor en cada una de mis historias, pero además me sirvo de otros subgéneros para dar vida a esa intriga. Me atrae muchísimo el paranormal, que me permite más licencias, pero también me siento cómoda con el contemporáneo puro y duro. No sé escribir histórica, no tengo ni los conocimientos suficientes ni la paciencia para prepararme. Tampoco me atrae el chik-lit, no creo que supiera hacerlo.

5- ¿Qué es para ti ser romántico?
Creer en el amor (por supuesto), la libertad de elección y la lealtad. Y luego vivir de acuerdo con tus creencias, que no tienen por qué aplicarse exclusivamente a tu relación de pareja, sino a todos los ámbitos de la vida: la familia, los amigos, los compañeros…

6- ¿Algún autor/a  que te haya marcado, con el que te sientas identificada?
Francamente, creo que no. Intento ser yo misma a la hora de escribir, lo que me parece ya bastante complicado, como para además intentar conciliar mi narrativa con la de cualquier otro autor. Quisiera llegar a ser como muchos/as, pero es algo que ni siquiera me planteo. Uno es lo que es, intentar llegar a ser otra cosa creo que es un error.

7- Cuando se toca fondo, ¿ayuda en algo ser capaz de expresar, volcar tus sentimientos en una hoja de papel?
Para mí es vital. De no haber sido por mi capacidad para hacerlo (bien o mal me resulta fácil expresarme en un papel), creo que hubiera tirado la toalla del optimismo y la positividad hace mucho tiempo.

8- ¿Crees en la suerte, o en el destino?
Creo en el destino. Pienso que todos nacemos con un código de barras en la piel que lleva grabado nuestros logros y frustraciones; cada uno de los momentos y situaciones importantes que van conformando nuestra existencia. Eso sí, el camino lo transitamos nosotros solos y la suerte tiene un factor poco significativo. A la suerte hay que buscarla y ayudarla.

9- ¿Quién es la mujer que hay detrás de Lucía de Vicente?
Una de tantas. Alguien que se levanta cada mañana con un montón de sueños por hacer realidad y un montón de problemas que le ponen la zancadilla: el trabajo, la crisis, mi hijo, mi marido, mi familia… Vamos, igual que tú ¿no?

10- ¿Qué cambiaría Lucía  de su vida, de su trayectoria profesional como escritora?
Jajajaja, ¿pero tengo trayectoria? Por Dios, he publicado un libro en octubre. ¡Un único libro! (Que tampoco creo que haya roto los stocks de almacén de ningún establecimiento). ¿Consideras a eso trayectoria?

11 -¿Cuál es el motor que te impulsa a seguir escribiendo?
Pues a veces es mi optimismo, otras el desaliento. Escribo por necesidad, no sé vivir sin hacerlo. Publicar es algo que nunca me había propuesto y que he conseguido por una de esas casualidades de la vida que pareces llevar marcado en el hilo de tu destino. Y por eso, por haberlo conseguido, seguiré escribiendo. Si no lo hubiera hecho, seguiría escribiendo.

12 –Crear un personaje, ¿es cómo crear una persona y se le ha de dar una personalidad, una vida?
Exactamente igual. De hecho, yo antes de ponerme a escribir creo una ficha detallada de cada personaje, ya sea principal o secundario. Le doto de cualidades físicas, psíquicas, culturales… Luego me ciño a esa personalidad cuando le doy vida a través de la novela.

13 -¿Qué crees que hace más creíble, más atrayente un personaje?
Precisamente lo que comentaba antes, que su personalidad esté ajustada a unas pautas lógicas y que, además, éstas se correspondan con su forma de expresarse en los diálogos y con sus actitudes y pensamientos durante la narración.

14 -Cuando coges lápiz y papel, o el teclado de tu ordenador, ¿Qué se siente ante la perspectiva de iniciar un proyecto?
Ilusión, alegría, esperanza… Yo cuando lo hago llevo tiempo viviendo con estos personajes, así que la necesidad de dar forma a mis pensamientos es casi opresiva, un reto contra mí misma por saber si seré capaz de hacerlo.

15- Y ya que estamos, ¿tu próximo proyecto?
Pues precisamente tengo a unos personajes en mi cabeza que últimamente me están dando la tabarra y ya he abierto una carpeta para guardar ideas, documentación, fichas, etc., pero todavía está en pañales. Una historia contemporánea en la que el suspense juega un importante papel.

16- ¿Tu personaje propio que más te haya impactado? ¿A cuál le tienes más cariño? ¿En cuál has volcado más de ti misma?
Ya sé que lo que voy a decirte suena manido, ¿pero qué mano duele más si te la cortan? Los personajes son como hijos, cada uno tiene sus virtudes y defectos y todos impactan por sí mismos porque, de alguna manera, marcan una etapa de tu vida.
Cariño tengo a todos, incluso a los malos-malosos, así que los protas son… puf, imprescindibles.
Ninguno tiene nada de mí misma, o quizá todos… Pero, absolutamente todos, son ellos mismos; yo soy un mero vínculo para hacer su fotografía en un folio en blanco. Son producto de mi imaginación pero no me siento identificada con ninguno.

17 –¿Un proyecto que se te haya resistido, algo que empezaste y no has podido concluir?
Puf, cientos. Pero en realidad yo nunca doy un proyecto por abandonado. Cualquiera de ellos está aparcado para mejor ocasión. No me da ninguna pereza reescribir una historia si lo que tengo no encaja, tampoco tengo prisa por hacerlo y no me pongo fechas de finalización. Todo llega en su justo momento y hay un momento para cada historia, así que casi podría decirte que ninguno (jejeje).

18 –¿Un consejo para aquellos que estén empezando en este mundo de letras?
No creo que sea alguien con entidad suficiente para dar consejos a los que empiezan, yo misma aún no he empezado. Sólo puedo decirles lo que yo hago: escribir, escribir y escribir sin pensar si algún día eso será publicado. Lo que ha de venir, ya sabes, está escrito en tu destino.



De nuevo, muchísimas gracias Lucía

2 comentarios:

Hikari dijo...

Interesante la entrevista :)
Espero poder leer pronto su libro, que ya le tengo echado el ojo, jejeje Besos!!

Viky dijo...

Muy buena la entrevista. Me gusto mucho.