martes, 11 de diciembre de 2012

Entrevistamos a James Nava, autor de Tierra de Sueños



Buenos y fresquitos días! Se acerca la Navidad, entrañable época ;)  Hoy os dejamos con la entrevista que nos ha concedido James Nava, autor de Tierra de sueños y El agente protegido entre otras. Pronto, muy pronto, os dejaremos las reseñas de estas dos obras. ¡No os las perdáis! 

Antes de empezar con la entrevista, quisiera agradecerte por tu paciencia infinita conmigo y mis retrasos :) Y,  por supuesto,  por concedernos la entrevista y por alegrar mis noches con tus fabulosos personajes, -sobre todo los masculinos-, ;) los paisajes que tanto me evocan, las descripciones…
Sin problema, es un placer hacer la entrevista, y me alegro haber contribuido a esos buenos ratos de lectura.
La primera pregunta casi siempre es obligada, en esta ocasión no podía ser menos:
¿Desde cuándo escribes? ¿Por qué, qué te motiva?
Escribo desde niño, y con asiduidad desde los 18 o 20 años. Me motivan muchas de las cosas que veo, es una necesidad profunda de escribirlo y contarlo.
¿Cuál es tu metodología de trabajo, cómo es un día en la vida de James Nava?
Se resume en tener una idea, un argumento, documentar el tema, muchas horas de redacción y corrección. Cada día puede ser distinto, puede transcurrir tranquilamente trabajando en mi despacho, al aire libre o viajando por escenarios distintos.
¿Hay mucho de James Nava en tus personajes? ¿Algún personaje con el que te identifiques especialmente?
Algo hay, por supuesto. Me identifico con algunas experiencias de mis personajes o formas de entender la vida. Por ejemplo, con David Crow, Josh Perkins, Tim Braddock, Todd Brooks, Jason Rovin…
Como decía antes, tus descripciones me son fascinantes; las fiestas tradicionales,  4 de julio, el rodeo, etc, ¿has tenido oportunidad de conocer todos esos rincones y tradiciones de primera mano? ¿Alguno al que guardes especial cariño?
Así es, creo que para reflejarlos con esa intensidad debes vivirlos muy de cerca. Guardo muy buenos recuerdos de las celebraciones del 4 de julio y los rodeos celebrados en Montana, Wyoming y los estados del Oeste.
En uno de tus libros, Tierra de sueños, hablas de superación, de metas por cumplir, de la lucha por alcanzar sueños. ¿Te basas en experiencias personales?
En algunos de ellos sí, en otros me baso en experiencias de amigos y amigas que han compartido sus sueños y metas.
Y hablando de sueños y metas, ¿alguno por alcanzar?
Sí, quedan algunos, como llegar a millones de lectores con las novelas.
Para todos los escritores cada uno de sus libros tiene algo especial, pero, ¿alguno del que te sientas especialmente orgulloso?
De todos y cada uno me siento orgulloso.
¿En qué trabajas actualmente, puedes hablarnos un poco de ello?
Una nueva novela de acción de gran actualidad, muy reveladora, sobre asuntos muy vigentes que me permite tratar temas importantes sobre seguridad nacional.
Como escritora novel, siempre hay preguntas que me hago, miedos, etc. ¿Cómo te preparas para tus presentaciones, firmas de ejemplares, etc? ¿Algún ritual?
Lo preparo minuciosamente, al menos mi presentación, lo demás lo dejo a la improvisación, en particular el contacto con los lectores. Ritual ninguno, salvo tener a mano algunos bolígrafos y plumas para  firmar. Pero le diré que hace mucho que no puedo dedicarle tiempo a estas tareas por distintas razones.
¿Alguna anécdota curiosa con la que te hayas encontrado en tus investigaciones?
Muchas. Una vez adopté el comportamiento de uno de mis personajes (debía investigar las reacciones de la gente), y hubo una mujer que me dijo algo así: “no puede ser que sea usted tan imposible, ni que lo hiciera a propósito…” Si ella hubiera sabido…
Y en otra ocasión, a pesar de no morderme la lengua y resultar hasta incómodo e insoportable, resulta que la persona objeto de mi interés, fue toda compostura y comprensión. Creo que a veces te encuentras con gente que son muy buenos fingidores. En mi caso tengo excusa, era para una novela, pero y ellos…
Sé por las dedicatorias y agradecimientos de tus libros, que has tenido colaboraciones, para documentarte y demás, con deportistas, patinadoras, corredores, etc, ¿podrías hablarnos un poco de ello? ¿Cómo es el contacto con ellos?
Es una parte de la investigación muy gratificante porque encuentras gente verdaderamente excepcional, no sólo en lo profesional sino en lo personal. Todos los deportistas que contacté fueron muy colaboradores y siempre se mostraron dispuestos a ayudarme, tanto los atletas como las patinadoras. El contacto fue siempre de lo más cordial.
También me has hablado en alguna ocasión de los talleres de escritura que has impartido, ¿qué tal la experiencia, la repetirías?
La experiencia es buena y sí, la repetiría. El problema es que apenas me queda tiempo para ello ahora, pero las clases de escritura creativa me encantan, las disfruto muchísimo, encuentras gente con talento y es gratificante ayudar a pulirlo.
Últimamente está muy de moda especular con a quien te imaginas en el papel de tal o cual de tus personajes. ¿Qué actor o actriz crees que encajaría perfectamente en el papel de David Crow y Deborah, protagonistas de El agente protegido?
Jason Statham y Evangeline Lily podrían encajar.
Si tuvieras que hacer una especie de retiro, o buscar refugio como David, ¿en qué rincón del mundo te gustaría perderte?
De hecho, tengo ese refugio, pero no lo voy a desvelar aquí. Sí le diré que me encanta perderme en la montaña y en la playa.
¿Algún proyecto que se te haya resistido? ¿Algún género literario con el que no te aventurarías?
De momento no, cada proyecto que he empezado he logrado terminarlo. Todos los géneros literarios tienen su encanto. No hay ninguno que me provoque rechazo o en el que no me aventuraría.
¿Qué libro hay en tu mesilla de noche? ¿Cuál es tu autor/a preferido/a? ¿Qué libro has leído y releído?
Estoy leyendo Las ideas tienen consecuencias, de Richard M. Weaver. Un ensayo clásico sobre el pensamiento conservador norteamericano. Muy recomendable.
Tengo infinidad de autores preferidos, casi todos estadounidenses porque tienen el nivel justo de entretenimiento, calidad o profundidad que busco en cada momento. Intento no perder tiempo, si puedo evitarlo, con esos libros que aburren a las ovejas.
He leído y releído Hondo, de Louis L’amour, entre otros.
¿A quién te haría ilusión dedicarle un libro?
Dedico los libros a gente especial, que deja una huella en mí o lo merecen por alguna circunstancia. Me hace ilusión dedicarlos a esas personas que me sorprenden de alguna forma…
¿Un consejo para los autores noveles?
Que mantengan  la moral alta y sean optimistas.
Y para terminar, ¿quieres enviar desde este pequeño rincón algún mensaje a tus lectores?
Sí, que sigan disfrutando de mis novelas y que confío encontrarles al otro lado durante mucho tiempo.
Mil gracias por tu tiempo, James.
A ti, tenemos que repetirlo, ¿no?  Ha sido estupendo :) 
 Sii!! Esta es tu casa, cuando quieras...